Algunas veces pienso...

Algunas veces pienso...
Fotografía tomada por Gustavo L. Tarchini

sábado, 6 de septiembre de 2008

GLOBALIZACION, ROBOS E INSEGURIDAD

He escuchado y leído muchísimo de los avances tecnológicos y las maravillas de la globalización, pero para quienes no tenemos los conocimientos de metodología o elementos necesarios para protegernos de delincuentes y piratas informáticos; todo lo bueno es solo una utopía.
Creo que muchas personas cuentan actualmente con teléfono fijo, celular, computadora o televisión por cable. Hay una alta probabilidad de poseer al menos uno de estos elementos de “confort”. Indudablemente esto ayuda y agiliza las comunicaciones. Conocemos noticias, nos informamos de sucesos ocurridos en cualquier lugar del mundo, etcétera; pero al mismo tiempo ha aumentado el riesgo dentro de los hogares que tienen esa posibilidad.
Actualmente, los niños caen en redes de personas enfermas por distorsiones de su sexualidad, aprovechándose de la ingenuidad; las mujeres somos sometidas a extorsión, o amenazadas. Nuestro derecho a sostener conversaciones privadas o escribir mails en la intimidad son coartadas. ¿Por qué? Porque hay locos y delincuentes en cualquier parte del planeta, que están un paso delante de nosotros. Los Organismos que deben protegernos de estas situaciones, no nos escuchan o se divierten a expensas nuestras, suponiendo que es una exageración o que imaginamos cosas.
El dinero ya no está a salvo aun dentro de una entidad bancaria, pues se realizan estafas violando sistemas de seguridad. Se hacen reemplazos de identidad; no cuentas con la certeza de sostener un diálogo con alguien que es quien dice ser. Se roban segundos de conversación que pagas para usar tu móvil, se envían o reciben mensajes en tu nombre, usan tu número o te conviertes en receptor de imágenes no deseadas. Graban conversaciones telefónicas y pueden observar lo que guardas dentro de tu pc, (que tiene esas dos letras porque “supuestamente” es una personal computer)
Entonces, ¿En qué o en quién creer? ¿Debemos volver al siglo XIX? ¿Es preferible una carta enviada por correo aunque tarde mucho más tiempo; pero tiene menos riesgo? ¿Dónde estamos parados? ¿Qué nos asegura una protección mínima? No deseo ser obsesiva, ni me niego a reconocer todo lo bueno que se ha conseguido con los últimos avances de esta ciencia. Es verdad que las investigaciones en el campo médico; el compartir descubrimientos dentro del mundo científico nos está ayudando muchísimo, contribuyendo al mejoramiento de las condiciones sanitarias y sociales; pero…
¿Qué sucede con los delincuentes que tienen un teléfono celular con acceso a Internet, o aún dentro de las cárceles, pueden usar una computadora? ¿Alguien se ocupa de monitorear o llevar un registro de la salud mental de quienes tienen acceso a la informática?
Tengo muchísimas preguntas y aun no obtengo respuestas. Cómo me aseguro que lo escrito no será robado o usado aunque sea en parte, para la construcción de artículos, manipulado y distorsionado? ¿Quién garantiza que las tareas habituales de un usuario de Internet, no sufrirá modificación de datos o pérdida del material en que trabaja? ¿Quién da la certeza que las fotografías propias o del grupo familiar que se envían a alguien de confianza o colocas en tu página de Internet no serán utilizadas con otros fines? ¿Cómo se tiene certeza de que el número de identidad o la clave de seguridad no son usurpados?
Es evidente que desde que el sistema de conexión remota, láser y otras innovaciones tecnológicas ha irrumpido en nuestras vidas, las ha modificado sustancialmente, acercándonos increíblemente con seres de diferentes lugares del planeta; pero individuos con perversidad y malas intenciones ha existido siempre, lo lamentable es que la tecnología en lugar de librarnos de estos seres hipócritas y llenos de bajezas, ha contribuido simultáneamente al incremento del delito organizado, bajo características diferentes.
…Y lo más penoso aun es que las personas comunes, nos veamos afectados por este tipo de alimañas que azotan el universo en todos los sectores.

Magui Montero
NOTA: Imagen extraída de internet

2 comentarios:

ángel dijo...

Bajo las primeras gotas que prefiguran la tormenta de tu bello poema, y junto a las notas de la canción que se desliza en la pantalla, te dejo un saludo, recorriendo tu espacio.

Magui Montero dijo...

muchas gracias Angel por tus palabras.
Un abrazo
Magui

Amo el mar

Amo el mar
fotografía tomada en la costa de Chile por Luis A. Gallardo Cortéz.