Algunas veces pienso...

Algunas veces pienso...
Fotografía tomada por Gustavo L. Tarchini

sábado, 18 de octubre de 2008

MADRAZA

En el Día de la Madre dedicado a una amiga y a todas las madres solteras

¡¡Eras tan niña!! Dieciséis años descubriendo sensaciones de mujer. Delgada, espigada, de pechos incipientes, carita dulce y un lunar pequeño en el pómulo que ponía mayor belleza en tu rostro. Alguien dijo que tenías el cuerpo ideal para modelar, y así fue… Quienes te conocíamos, soñábamos con que nuestra amiga, la pequeña muñequita pudiese lograrlo. No sabías de la ferocidad del mundo, pero bebías los vientos a raudales, deseabas volar y el barrio ya era poca cosa… Querías ser una estrella, de esas que juntas mirábamos parpadear en las noches de verano. Y los hombres! Ah los hombres, que estaban al acecho, e intuían tu inocencia disfrazada, bajo la apariencia de mujer mundana. Uno de ellos, - después nos contaste – te decía palabras bellas al oído, susurraba que eras “su princesa”, que te haría su mujer, que eras lo más hermoso que conociera… y te rendiste.
Al paso de los meses, un día, que aun tengo muy presente, buscaste refugio en nosotras, las que seguíamos aferradas al barrio, a las cosas simples, y aun no sabíamos mucho de la vida; te vimos llorar y nos confesaste temblando que esperabas un bebé. La familia no te había dado muchas opciones…
Elegiste lo que gritaba tu corazón, porque por dentro seguías siendo la colegiala de rodillas lastimadas; solo que está vez la herida estaba en el centro del pecho. Decidiste irte…, ser madre, a costa de alejarte de familia, compañeras de colegio y amigas de la infancia. Pero nunca sospechaste que esas lágrimas amargas que derramabas, se convertirían en perlas de felicidad y orgullo al paso de los años.
Te levantaste con toda la estatura de los valientes, y seguiste adelante, con tu orgulloso vientre apuntando al futuro. Respondiendo preguntas mirando a los ojos de quienes te inquirían - ¿te casaste?
- No, no me casé, pero espero un hijo y es solo mío.
Y continuaste… terminaste la secundaria con el guardapolvo desprendido, pues el cuerpo delgado se te había llenado de redondeces, por un hijo que crecía en tus entrañas. La escuela nocturna tampoco fue un estigma, trabajabas duramente en las mañanas forjando un futuro para ese pimpollito por la que serías responsable el resto de tu vida.
Renunciaste a ser mujer, para ser un proyecto de madre, con más hombría que algunos que se las daban de “machos”. Forjaste un hogar siendo padre y madre al mismo tiempo de esa bella hija producto de tu empecinada tozudez por defender la vida. La pequeña niña fue haciéndose mujer; tan mujer como su madre, sin que le faltara ni cariño ni contención.
Y tú??... Seguiste creciendo, si es que se podía más, la dama admirable en que te convertiste, aun pudo mucho… dio cobijo y abrió sus brazos a quienes la hicieron a un lado, tuvo espacio para todos. Sí, tenías mucho amor para dar, tu corazón no había envejecido, ni se había amortiguado, trabajaste duro; te abriste camino, desafiante y rebelde.
Hasta que conociste un hombre bueno, que te dio respeto, amor y el lugar que siempre debiste tener, lo que merecías, como ser maravilloso.
Hoy eres feliz, completa, íntegra!! En mis recuerdos, guardaré siempre el ejemplo que dejaste: niña, mujer, MADRAZA!!
Magui Montero
NOTA: La imagen fue extraída de internet

5 comentarios:

Desire dijo...

Que bello post! Me hizo recordar a mi hermana que tambien fue muy valiente al tenerle a su hija a los 15 años! Esa niñita es ahora la luz de nuestra familia y la niña madre una gran mamá si duda. Saludos, visitame.

@Patrulich dijo...

Bellísimo post, Magui!
Me enternece la dulzura que volcaste en él, tan nacidas de tu corazón.

Que pases un feliz día de la Madre!
Un beso grande

Antonia Moreno-Arcoiris dijo...

!madraza!
Qué cuadro más completo.
Maqui, es una obra de arte este homenaje, a esa madre en especial, y a tantas otras madres en esa misma situación.
Ojalá y pueda ser disfrutado y compartido por muchísimas personas. Madres o no. Acabas de dar a luz, mucho más que una felicitación con nombre propio.
Gracias por éste regalo.

Besos tambien a tí, "madraza"

Arcoiris.

Shanti dijo...

Hola Magui!!! un besote

Por lo que he leído en varias artes ayer celebraron el día de las Madres en Argentina. Acá en Venezuela lo celebramos el segundo domingo de Mayo. Mis felicitaciones para ti si eres mamá y para todas las mamis. Tu post fue definitivamente un post dedicado a todas esas madres, principalmente para aquellas que son mamás antes de ser mujer y con todas sus vivencias nos enseñan que para ser una buena madre no importa realmente la edad
te dejo un enorme abrazo =)

Magui Montero dijo...

Hola! Desiré, muchas veces las adolescentes nos brindan lecciones de vida, que algunos adultos deben comprender...
Esta niña-mujer, una amiga, supo enseñar en aquel momento a decenas de personas que solo saben percibir el "que dirán", por encima de una vida creciendo dentro de si.
Me alegro por ti y por tu familia es hermoso tener consigo a una de estas valientes...
Y ya ves, el fruto maravilloso, hoy lo pueden disfrutar entre todos.
Besos!
Magui

Hola Patrulich! Gracias por tus hermosas palabras y tus buenos deseos!
Un abrazo Grandote!!
Magui

Toñita querida!! Siepre pródiga en palabras bellas! Gracias a ti por ser mi amiga!! ... y tan madraza como tantas otras mujeres anónimas que permanecen orientando y endulzando la vida de sus hijos.
T.Q.M. Besitos.
Magui

Hola Shanti!! Es verdad, en la mayoria de los países el Día de las Madres es celebrado durante el mes de Mayo; nosotros en Argentina lo celebramos en Octubre, pero en lo demás no somos diferentes a los millones de madres de la tierra.
Gracias por tus felicitaciones; si, soy una orgullosa mamá de dos mujeres, que también lo son. Por ello me siento plena.
Coincido contigo, para ser una buena madre, no tiene importancia la edad, sino la responsabilidad y el amor que pongas en cada uno de tus actos.
Un abrazo inmenso!!
Magui

Amo el mar

Amo el mar
fotografía tomada en la costa de Chile por Luis A. Gallardo Cortéz.