Algunas veces pienso...

Algunas veces pienso...
Fotografía tomada por Gustavo L. Tarchini

domingo, 12 de octubre de 2008

VACACIONES PARA HELENA

Helena había empezado precozmente a tomar responsabilidades demasiado grandes… y estaba harta. Su vida estuvo enmarcada en una sucesión de hechos que fortuitamente o no, la hicieron arrogarse obligaciones muy joven, apenas concluida su carrera.
El prematuro retiro del padre por efectos de la enfermedad coronaria, hizo que tomara para sí el titánico esfuerzo de llevar adelante la compañía, con toda la obstinación que le permitía su carácter, impulsada por el ejemplo del tesón paterno, para dar a la familia lo mejor.
Es cierto que vivía confortablemente. Los negocios, les permitían realizar distintas actividades sin presiones económicas. Los hermanos menores continuaron yendo a la universidad, luego dedicaron el tiempo a corretear chicas y divertirse; sus padres iban a eventos sociales o recorrían paisajes. Helena había optado por comprar un confortable piso, a pocas cuadras de la empresa, para tener su propio espacio, no pasar largo tiempo conduciendo en la autopista por las mañanas, o al término de la jornada; pero ya era una mujer adulta, percibió que estaba renunciando a mucho.
Hacía algunas semanas que se reuniera con sus compañeras de promoción; todas en mayor o menor grado, comentaban acerca de los logros de sus pequeños hijos, de la última disco que se había inaugurado, o lo bien que la pasaban en compañía de su pareja, según fuese la situación personal. Ella escuchaba con una sonrisa, pero se comparaba con sus compinches de la etapa adolescente. ¿Cuales eran los momentos más agradables? ¿Acaso los fines de semana, comprando cosas en un shopping? ¿Las cenas a que se veía obligada a concurrir, para no afectar la sensibilidad del personal de la empresa? ¿Los viajes por negocios, que apenas le dejaban tiempo para conocer aeropuertos de otras ciudades? Es cierto que había tenido oportunidades, aunque siempre las desechaba; el temor de que algo no funcionara bien en la compañía, era más fuerte que las ganas de darse un descanso.
Por fin, luego de que la idea diera vueltas en la cabeza durante algunos días; llamó a reunión gerencial, escuchó el informe periódico confirmando que las cosas se encontraban encausadas y les dijo a los asombrados miembros de la junta: - El médico me aconsejó tomar un descanso -cosa que era mentira, pero necesitaba dar una explicación lógica –, permaneceré alejada por un tiempo, espero que continúen con responsabilidad sus tareas y sigan adelante, pues conozco de su capacidad, sé que sabrán responder a la confianza depositada.
Dicho esto, se retiró sin girar la cabeza, sabiendo que muchos pares de ojos la observaban, levantó las cosas personales, dio órdenes a su secretaria, dejando indicado que solo fuera molestada en caso de una situación imposible de resolver; habló por teléfono con la familia para explicarles y despedirse; a lo que su padre respondió:
- ¡Mira hija, ya hace largo tiempo que tendrías que haberlo hecho! Con tu madre nos sentíamos culpables por no haberte permitido una oportunidad de disfrutar. Vete tranquila, la gente que trabaja con nosotros es de absoluta confianza; todo irá bien. Es hora de que tengas tu descanso.
Respiró hondo, ahora más calmada, sin un atisbo de culpabilidad se dedicó a preparar sus maletas. Desechó la ropa que acostumbraba a llevar cuando viajaba por negocios, eligió zapatillas, jeans, remeras y sweeters de vivos colores, trajes de baño, camisas livianas; vestimenta que no era habitual, salvo en aquellos días, en que iba con los hermanos al campo.
Y partió. Había elegido como destino, un pequeño pueblo de pescadores, lejos de la ciudad. Después del aterrizaje en el aeropuerto viajaría varias horas más, para llegar hasta donde la esperaban, con todo dispuesto. Las indicaciones que le dieran, resultaron suficientes. Bajó en la parada del bus, cuando aun era de madrugada. El silencio era impresionante, solo rasgado de rato en rato, por algún vehículo que pasaba.
Por fin, apareció el automóvil que la trasladaría hasta la cabaña que alquilara. Aun tenía un poco de temor, porque no conocía nada más que las fotografías que había visto en la propaganda que encontrará en Internet. Cuando llegó al lugar, el resquemor se evaporó mágicamente. Los dueños del predio eran un matrimonio maravilloso; pequeñas construcciones se sucedían aquí y allá, en medio de un césped lleno de flores. A poca distancia se adivinaba el mar, que a esta hora solo era una mancha aceitosa en la penumbra, con picos de espuma más claros lamiendo la arena.
Rosa, le entregó las llaves, pasó junto a ella, mostrándole la hermosa terraza que daba al mar, le dio indicaciones acerca de adquisición de provisiones, horarios, comodidades, transportes y se fue, dejándola sola.
La cabaña era pequeña, confortable, construida en madera, dos habitaciones, un lindo baño, cocina con todo lo necesario, decorada con buen gusto y calidez.
Desarmó la valija, ordenó la ropa, tomó un suculento desayuno que Rosa le había dejado preparado y se sentó a hacer la lista de cosas que debía comprar en el pueblo, distante a tres kilómetros siguiendo la costa, según le indicara Francisco, el esposo de Rosa.
Se calzó zapatillas, jeans, camisa de algodón y gorra de visera. De pronto se había transformado en una de las tantas jóvenes que estaban de vacaciones. Tomó un bolso que cruzó en bandolera, para traer con comodidad la mercadería y partió hacia el pueblito, caminando a la vera de la carretera. Tenía a su derecha la costa, aspiraba con fuerza el frío viento salobre. Sus ojos, acostumbrados al paisaje metropolitano, se perdían en la inmensidad, tratando de llegar al horizonte. Frente a ella, se levantaban suaves lomas y serranías salpicadas de casitas que miraban hacia el mar.
Llegó al pueblito de Guanaqueros, a pocos kilómetros de Coquimbo y La Serena, quizás mucho antes de lo que esperaba. Las barcazas pesqueras habían regresado de su labor diaria, permanecían hamacándose al compás de las olas en el pequeño muelle, mientras algunos pescadores rezagados, aun acomodaban redes y canastas en cubierta.
Se detuvo a respirar el aire marino que le inundaba el pecho, vio en una de las barcas al joven que fumaba, con el torso desnudo, apoyado en uno de los mástiles, el rostro vuelto hacia el horizonte.
Sabiendo que no era observada, pudo disfrutar de la hermosa figura que se recortaba en el paisaje matinal. Espaldas anchas, morenas por el sol marino, pantalón de jeans ajustado en la cintura, enrollado en las piernas a la altura de las pantorrillas y el pelo moviéndose con el viento. Helena percibió dentro de si, el llamado de los sentidos que creía dormidos hace tiempo. Le hubiese gustado estar en los brazos de ese hombre.
Sacudió la cabeza, miró hacia otro lado y siguió con rumbo a la proveeduría. Allí compró todo lo necesario, encaminandose nuevamente hacia el lugar donde se alojaba; pero el sol a esta hora, castigaba con fuerza, las bolsas pesaban demasiado y a pesar de su buen estado físico, sintió un poco de cansancio. A escasa distancia, leyó un cartel algo despintado que decía “cantina” , sin pensarlo demasiado, abriendo la puerta pasó al reparo de la semipenumbra del bar.
Una veintena de pares de ojos miraron hacia ella, cuando el tintinear de los caireles de la puerta anunció su entrada. Quedó parada, tratando de acostumbrarse a la mortecina luz que filtraba desde la calle; luego avanzó, murmurando un - buenos días – a los sorprendidos parroquianos reunidos de a dos o tres en pequeñas mesas de madera.
El cantinero, algo turbado por la entrada de una mujer en ese lugar que era casi exclusivamente visitado por los pescadores locales, la recibió con una sonrisa y el consabido - ¿Qué se va a servir señorita? mientras intentaba limpiar inexistentes manchas del mostrador, con un trapo húmedo.
- Una cerveza fría, por favor, respondió en voz alta, propia de su acostumbrada autonomía. El hombre rápidamente levantó un jarro grande de vidrio desde la fila que estaba al costado y comenzó a verterlo desde la máquina que expendía el ambarino líquido.
Helena dejó las bolsas a un lado, se sentó en el taburete vacío, mientras observaba a los clientes; con rostros apergaminados por el agua y el sol, nervudos, de manos curtidas; si, la mayoría eran hombres de mar. Hacia un costado, a pocos metros, encontró al pescador que admirara en la mañana; éste, tomaba cerveza mientras fumaba con los ojos entrecerrados, ahora llevaba puesta una camisa a cuadros suelta. Helena sintió que el rostro se le arrebolaba, tomando el mismo color de sus rojizos cabellos, como si el distraído hombre pudiese saber lo que ella había experimentado al observarlo.
Se concentró en beber la espumosa cerveza, o comer maníes desde un pequeño recipiente, tratando de calmar su inquietud. La música, alegre, se entremezclaba con las risas de ese puñado de hombres que todos los días arriesgaba la vida para traer el pan al hogar. De pronto, fue sobresaltada por un saludo que sonó a sus espaldas.
Giró la cabeza, se encontró con los ojos oscuros del pescador, que la miraban fijamente – perdón, me llamo Joaquín, creo que no me oíste. ¿Te molesto? - dijo mientras extendía su mano hacia las de ella, en actitud amistosa.
- No, no me molestas, soy Helena, no te escuché acercar – respondió mientras estrechaba su mano.
- Vivo aquí desde hace cuatro años y nunca te vi. No eres del lugar?
- Efectivamente, vengo desde Argentina a descansar, llegué hoy.
- Mmm, debes estar alojada en lo de Rosa y Francisco, o en alguna de las casas de la zona, pues no hay un hotel cómodo en este pueblo.
- Si, estoy en las cabañas, vine a comprar provisiones; me cansé, no estoy acostumbrada al sol tan intenso – respondió.
- Bien, entonces, te acompañaré, pues veo que estás con demasiada carga encima – comentó mientras reía.
- ¡¡No, por favor, no te molestes!!
Joaquín siguió riéndose como si no hubiese escuchado, cargó las bolsas sin esfuerzo y caminó hacia la salida, luego de pagar la consumición de ambos.
Iban uno al lado del otro, como si fueran viejos conocidos, Helena miraba de reojo el perfil de Joaquín; pudo observar que a pesar de lo alta que se consideraba, el le llevaba por cerca de una cabeza. Hablaron durante el camino, así pudieron saber lo mucho que tenían en común. El se había cansado de la vida de la ciudad, había dejado todo, para comprarse una pequeña barcaza donde pasaba sus días alimentándose del producto de la pesca y consiguiendo lo necesario para vivir con la reventa del excedente. Sintió una sana envidia por la libertad que él había logrado de esta forma y comentó que ansiaba tener la valentía de tomar una decisión similar. Llegaron a la cabaña más pronto de lo esperado, lo invitó a tomar algo fresco en la terraza que daba al mar, debajo de la amplia sombrilla, como forma de retribuir su actitud.
Con el correr de los días, Joaquín se fue convirtiendo en una compañía habitual para Helena; quien pasaba las jornadas entre el sol, el agua, la lectura de libros, la música y las visitas del joven pescador.
Una tarde, cuando regresaba de la playa, el viento comenzó a hacerse más fuerte, las altas olas lanzaban cataratas de agua y espuma casi hasta la carretera, y la tormenta se abalanzó con furia sobre la costa. Llegó corriendo a la cabaña, se quitó la ropa mojada y luego de tomar una ducha tibia se tiró en la cama, donde quedó dormida hasta el amanecer. Se despertó asustada oyendo a lo lejos el ulular de sirenas. El viento había amainado, pero las olas eran altas, seguían rebeldes tratando de quedarse en la playa. La mañana estaba gris, se vistió rápidamente y fue a averiguar que sucedía.
Rosa le contó, con los ojos muy abiertos por la angustia, que a pesar del mal tiempo, muchos pescadores se habían hecho a la mar y algunos de ellos no regresaban aun. En ese instante Helena pensó en Joaquín… Una punzada de terror se le instaló en el pecho y se dirigió corriendo hacia el pueblo. Cuando llegó, buscó entre las barcazas aquella tan conocida, que llevaba en la popa pequeñas banderitas de vívidos colores; esforzó la mirada, pero no la pudo encontrar.
Temiendo lo peor, se dio paso entre la gente amontonada en la pequeña cala, buscaba entre los pescadores algún rostro amigo. Cerca de ella, abrazado a su mujer, se encontraba un compañero de Joaquín. Estaba mojado, agotado por las penurias, con el rostro cubierto de lágrimas; repetía incesantemente perdí mi barca, perdí mi barca… Ella se acercó, temblorosa y preguntó: ¿Viste a Joaquín?
El hombre con la voz quebrada, le dijo: lo vi hoy en la madrugada, se rompió el timón de Juan; él trataba de llegar para ayudarlo, luego no lo volví a encontrar. Murmurando unas palabras de agradecimiento, se alejó, parándose con la mirada perdida en el mar, rogó que estuviera bien. Tomó conciencia que en el tiempo que compartieran, su afecto por Joaquín se había transformado en algo más intenso. ¿Es posible que ahora, cuando descubriera el amor ansiado, la naturaleza lo arrancara de su lado?
La gente seguía esperando, los vehículos se cruzaban llevando y trayendo noticias, pero ella no escuchaba, lloraba sin parar con el rostro vuelto hacia el horizonte. Hasta que sintió unas manos que la tomaban fuertemente de los hombros y la ronca voz tan conocida -¿Qué estás haciendo aquí? Helena giró y colgándose de su cuello comenzó a sollozar, sin responder nada.
¿Lloras por mí? ¿Tuviste miedo por mi? - Le preguntaba sin pausa mientras la abrazaba pegándola contra su pecho todavía húmedo.
-Preferí no volver a esta cala, ayudé a Juan, y nos dirigimos a un puerto seguro, algunos kilómetros más alejado pero fuera de la zona de tormenta. Tomó con sus ásperas manos la barbilla de la joven e inclinándose, la besó suavemente en los labios, hasta que Helena respondió al llamado de sus sentidos y el tierno beso se convirtió en un grito de gloria largamente esperado por ambos.
Aun recuerda cuando llamó a la familia, para avisar que se quedaría a vivir allí, lejos de la ciudad. Uno de sus hermanos, tomó las riendas de los negocios; era lo suficientemente maduro para hacerlo y la carrera que estudiara le había dado la formación adecuada.
Ha pasado el tiempo, ella está más quemada por el sol y camina descalza en la terraza de la casa, mientras prepara el desayuno. El chiquillo de pelo rojizo, juguetea a pocos pasos, le sonríe con ternura. Helena espera el regreso de su hombre. Ya nada queda de la dura ejecutiva de antaño, tan solo es una mujer enamorada. La mujer de un simple pescador de pueblo.

Magui Montero

Nota: Dedicado con especial afecto a Rosa y Francisco propietarios del Complejo Cabañas Nenita - Guanaqueros - Chile.
Las fotografías que ilustran el cuento fueron tomadas en la localidad de Guanaqueros - Chile

8 comentarios:

Shanti dijo...

ayyyyyyyy Magui!!! me hiciste soñar con esta novela(¿autobiográfica?)...si yo supiera que voy a vivir un amor así desde ya dejaría todo.

Te dejo abrazos amiga. Gracias por hacerme soñar despierta (eso hace falta).

Te quiero mucho

Magui Montero dijo...

Hola Shanti: En realidad la idea es que las personas puedan soñar con las cosas que se plantean en cada cuento o relato.
No es autobiográfica, pero estuve allí de vacaciones. El lugar es maravilloso, la gente fantástica, ... y la compañía que tuve mmmm. jajaja!! En fin, son cosas que uno no olvida, por eso traté de rescatar al menos el paisaje y el nombre de personas que viven en ese paradisíaco lugar.
Besitos!!

Antonia Moreno-Arcoiris dijo...

Me encantan los cuentos!!! desde que nací. Y sobre todo esos que acaban felices. Este me lo llevo a la cama.
Y todavía envuelta en ese abrazo, con ese sol y mojada por el salpicar de ojas, esperará a mi marinero, que vendrá... seguro que vendrá.
Besos magui-maga, y gracias por compartir y crear sueños.

Magui Montero dijo...

Toñita, tu marinero, te aguarda entre los sueños. Por suerte para todos es hermoso tener la posibilidad de soñar; me agrada poder entregar algo que contribuya a ese fin y gracias por dejar tu huella.
Besitos!!!

Magui

Gizela dijo...

Ufffff!!!!!
Qué linda historia.
Me encantaría protagonizar una así.
Lindo final, recién comienza el día en Madrid, y me has dado suspiros lindos, y ha volado mi imaginación. jajajaja
Besos amiga.
Gizz

Shanti dijo...

ayyyyyayy (parezco música ranchera jajajaja) me alegra que la compañía que tuviste allí y todos esos recuerdos te hayan hecho escribir esta novela...
Besos miguiiii

PD: tienes en el audio a ese hombre que me mata, me baja todo y me lleva con las letras de sus canciones a las nubes

Libertad amor dijo...

El silencio es lo mejor si el alma no grita, prefiero mil veces ni escribir ni hablar que caer en lo vacío.

bs

Magui Montero dijo...

Hola Gize, me alegro de haberte ayudado a tener un bonito despertar, y que puedas volar en alas de la imaginación.
Esa es mi idea cuando escribo estos cuentos.
Besotess!
Magui

Shanti, el lugar fantástico, la hermosa compañía, el vivir momentos hermosos. Era algo que no podía dejarlo en el olvido. Sin embargo, esto es un cuento. Lo que rescaté fueron todas las sensaciones bonitas que viví y las personas que conocí.
Un agrazo grande, amiga!
Magui
PD: ¿Porque crees que elegí esta música? Arjona me encanta!!

Hola amigo: Lo que dices es cierto, pero el alma puede gritar de mil formas diferentes; quizás lo que es un susurro o silencio para algunos sea un grito impactante para otros. Solo hay que saber escuchar con la voz del corazón; o tal vez sea que se grita muy fuerte, pero la persona que debe oirlo cerró sus oidos espirituales, porque no desea "sentirlo".
Muchas gracias por dejar tu huella.
Un beso!!
Magui

Amo el mar

Amo el mar
fotografía tomada en la costa de Chile por Luis A. Gallardo Cortéz.